Monasterio de la Santa Espina

El Monasterio de la Santa Espina considerado Bien de interés cultural en 1931, es un lugar idóneo para relajarse y contemplar la naturaleza

El Monasterio de la Santa Espina se encuentra situado en la provincia de Valladolid,
en la comarca de “los Montes Torozos” y rodeado completamente de monte.

Su nombre se remonta al siglo XII, cuando la hermana de Alfonso VII el Emperador obtuvo por mediación de Luis el Joven (Rey francés), una espina de la corona de nuestro Señor, que se encontraba en el Monasterio de San Dionís, al realizar este regalo pasa a llamarse Monasterio de Santa María de la Santa Espina. Ese mismo año fueron llegando los primeros monjes cistercienses.

A lo largo de los años se fueron realizando diferentes construcciones y ha pasado por
numerosas reformas.

Se accede al Monasterio por un arco de triunfo que data del s. XVI, de este siglo es
también la fachada de la hospedería, en la que se encuentran los escudos del Abad y de
Alfonso VII. Del s. XVII nos encontramos con la fachada de la iglesia y sus dos
torres.

Fachada Monasterio Santa Espina
Fachada Monasterio Santa Espina

En el interior se encuentran dos claustros, el de la hospedería y el claustro regular, ambos son del s. XVII, en este último sobresalen unos lucillos que sirvieron de enterramiento en su día. Allí están enterrados los nobles que comenzaron esta obra, Don Martín Alfonso y su sobrino, Don Juan Alfonso de Alburquerque.

La planta de la iglesia es en forma de cruz latina y tres naves, la nave principal más alta y las dos laterales más bajas y decoradas con arcos de medio punto.

En el interior de la Iglesia podemos observar la capilla mayor de estilo gótico y renacentista, el retablo que procede del Monasterio de Retuerta, y un conjunto de capillas dónde en una de ellas se encuentra la reliquia de la Espina.

 

El Monasterio ha sufrido muchos contratiempos durante los años, sufrió un incendio en
la biblioteca y parte del edificio, después con la invasión francesa y la
desamortización de Mendizábal ocasionaron la salida de los monjes en el s. XIX.

Es a finales de este siglo cuando lo adquiere el Marqués de Valderas y lo convierte en
un centro de enseñanza agrícola.

Vista aérea Monasterio Santa Espina
Vista aérea Monasterio Santa Espina

En la actualidad se encuentra en una de las salas la exposición de mariposas e
insectos de los cinco continentes. En ella podemos encontrar a 3000 ejemplares que el
hermano Pantaleón Palacios ha ido investigando y coleccionando desde hace más de 25
años, en total la colección alcanza más de 10.000 piezas.

Otros artículos de su interés:

Oficina de Turismo de la Santa Espina

La Santa Espina – pueblo

Qué ver en Valladolid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *