Castillos

Castillos de gran importancia en toda la provincia de Valladolid que contienen documentación valiosa de varios siglos de historia

La provincia de Valladolid, es la que mayor número de Castillos existen, acogió en sus tierras a legiones romanas, asentamientos celtibéricos, en la Edad Media las batallas entre los reinos de Castilla y de León, así como enfrentamientos civiles por monarcas y grandes señores, como se ve es tierra plagada de historia.

Siendo mucho los castillos que nos ofrece Valladolid, vamos a enumerarles señalando alguna particularidad de cada uno, si bien es cierto que hay algunos de ellos que merecen una mención aparte más extensa, debido a su belleza como a su historia.

La fortaleza de Tordehumos, data de mediados del siglo XII, testigo del Tratado de Tordehumos, en el que Alfonso VIII de Castilla y Alfonso IX de León se dan los primeros pasos para la unión de coronas.

Muy cerca de allí, se encuentra el Castillo-palacio de los Quijada en Villagarcía de Campos, contaba con altas torres y puente levadizo. La reina se lo entregó a don Luis Méndez Quijada escudero de Carlos V, confiando en ellos la educación de su hijo bastardo.

En línea defensiva tenemos las fortificaciones de los Montes Torozos, Torrelobatón, Villavellid y Urueña, esta última ofrece una vista preciosa de los campos de Castilla, parece un mar de trigo, sus atardeceres son los más bonitos de la provincia.

Castillo de Urueña
Castillo de Urueña, Villa del Libro

En la zona más occidental se encuentra el Castillo de Tiedra, formó parte de León, tras la separación de los reinos; Castillo-Archivo General Simancas, de planta pentagonal, se conserva sólo hoy la puerta original asentada entre dos torreones, y Castillo de Mota del Marqués.

Archivo de Simancas
Archivo de Simancas

En la zona más oriental nos encontramos con Castillo de Fuensaldaña, finaliza su construcción en el siglo XV, ha sido sede de las Cortes de Castilla y León, el Castillo de Montealegre, las primeras reseñas datan del año 967, el Castillo de Trigueros del Valle y Villalba de los Alcores.

Castillo de Fuensaldaña
Castillo de Fuensaldaña

En Tierra de Pinares nos encontramos las fortalezas del Castillo de los Condes de Miranda en Íscar, iniciada su construcción por Alfonso VI, Castillo de la Mota en Medina del Campo, data su origen en el siglo XI, con galerías subterráneas es la construcción más avanzada de su época, y el Castillo de Portillo, construido sobre una fortaleza ya existente, en su interior se encuentra el Museo del Vino, se pueden ver los diferentes procesos de fabricación que conllevan estos vinos, con una repercusión nacional y mundial como son los de Ribera del Duero, Rueda y Cigales. En la ladera se encuentran las bodegas Proto.

Algunos castillos organizan recreaciones históricas de sus batallas, hazañas, etc. que se vivieron entre sus muros, podemos destacar del Castillo de Trigueros, Castillo de Torrelobatón, Castillo de Tordesillas o en el Castillo de Tiedra.

Destacamos además, los Castillos de Peñafiel, Castillo de Encina de Esgueva, Castillo de Villafuerte de Esgueva, el Castillo – PalacioSan Martín de Valvení, Castillo de Aguilarejo de Corcos del Valle, Castillo de Fuente el Sol, Castillo de Curiel en Curiel de Duero, Castillo de San Pedro de Latarce en San Pedro de Latarce y la Antigua fortaleza de Castroponce de Valderaduey

Los Castillos en verano nos ofrecen las “Veladas musicales”.

Además de poder contemplar en cualquiera de los pueblos sus Castillos, nos encontramos con una gran gastronomía, regada por sus famosos vinos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *