Archivo de la etiqueta: fortaleza

Castillo de Tiedra

El castillo de Tiedra situado en la provincia de Valladolid al final de los Montes Torozos y desde podemos vislumbrar Tierra de Campos

El castillo de Tiedra siempre separado entre dos mundos, entre Montes Torozos y Tierra de Campos. Incluso cuando en la historia fue frontera entre los Reinos de León o Castilla, o viceversa, ya que perteneció a los dos reinos en diferente momentos.

Por esa razón el castillo de Tiedra se denominó de frontera, ya que marcaba una posición fundamental. Desde donde se puede divisar toda una alfombra de cultivo de cereal, llegando a poder ver la población de Toro los días más claros.

Aunque el castillo de Tiedra no es tan grande como el castillo de Medina del Campo o de Peñafiel. Es cierto que es el más hermoso que se encuentran entre las planicies de Tierra de Campos y las estribaciones de Montes Torozos.

En la actualidad, se puede visitar y además se ha creado una maqueta que muestra como era el pueblo en el siglo XII, no la falta detalle, la muralla que rodeaba la villa, la Parroquia de Santa María, la torre defensiva de 33 metros de altura y todas las casas de los aldeanos.

Muchos años antes por estas tierras estuvieron los vacceos, así lo manifiestan los restos hallados, tiempo después los romanos en la conocida como Amallóbriga. Fue en el medievo cuando Tiedra tuvo todo su esplendor como fuerte, faro y linde tanto del Reino de León como del Reino de Castilla.

La primera mención hacia el castillo de Tiedra fue en los tiempos de Sancho II de Castilla, en el siglo XI. Con la separación de los reinos de Castilla y León este castillo formó parte de León.

Castillo de Tiedra
Castillo de Tiedra

Cuando se anula el matrimonio entre Alfonso IX de León y la infanta doña Berenguela, le entrega el castillo de Tiedra como compensación. En 1825 Sancho IV de Castilla entrega como recompensa la villa de Tiedra a don Pedro Álvarez de Asturias. Cuando su hija se casa con Alfonso de Meneses incluye Tiedra al señorío de los Téllez de Meneses.

Con la muerte del último vástago del linaje, la villa pasa por varios señores hasta que por fin se confirma con los Reyes Católicos. Hasta el siglo XIX la fortaleza permanece en la Casa de Osuna

El castillo de Tiedra está formado por una torre defensiva de finales del siglo XII. durante el siglo XIV se cierra alrededor de esta torre con un muro que lo une a la muralla de la villa.

Los frentes norte y oeste corresponden a los frentes más antiguos, de esta forma aprovechan los lienzos de la muralla sobre el cerro. La disposición de las puertas y la buena cantería son del año 1200.

A finales del siglo XIII Alfonso de Meneses manda levantar la torre del homenaje de forma cuadrada y construida en sillería. Tiene diferentes plantas abovedadas, mide 13 metros de ancho y 28 de altura.

Vista aérea Castillo de Tiedra
Vista aérea Castillo de Tiedra

Está coronada por un matacán corrido rematado por almenas y un siglo después se construye una muralla almenada hexagonal de poca altura y reforzada con tres cubos circulares y rodeada por un foso. La torre circulas situada en el sureste data del siglo XV.

Tenía varías puertas de acceso, actualmente sólo está habilitada la puerta del oeste, la cual está flanqueada por dos torreones.

En el año 2004 el ayuntamiento compra el castillo de Tiedra y en la actualidad se encuentra rehabilitado totalmente.

El horario de visitas es:

De noviembre a marzo:

• Sábados, domingos y festivos: mañanas a la 13 h y tardes a las 17 h.

De abril a octubre:

• Sábados, domingos y festivos: mañanas a la 13 h y tardes a las 18 h.

Para concertar visitas otros días de la semana y horarios, o grupos debe ser con reserva propia. Pueden llamar al teléfono de información: 983 791 405 y 667 763 852 o en la Oficina de Turismo.

• Tarifas para visitar el castillo de Tiedra:
• Entrada general 2€
• Grupos de más de 15 personas; 1,5€
• Menores de 12 años: gratuito

Otros artículos de interés:

Centro Astronómico de Tiedra

Castillos en la Provincia de Valladolid

Castillo de Villalba de los Alcores

El Castillo de Villalba de los Alcores está situado al nordeste de la provincia de Valladolid, en la comarca de los Montes Torozos

El castillo de Villalba de los Alcores situado en pleno Montes Torozos rodeados de quejigos, encinas e innumerables campos de cultivo, la comarca llega alcanzar la Tierra de Campos.

Los primeros habitantes de esta población fueron los vacceos, eran un pueblo prerromano que utilizó la cultura cerealista, dan fe los restos que se han encontrado.

A partir del siglo X la población de Villalba de los Alcores fue repoblada por gentes del norte de la península, el Reino de León.

Las tierras fueron reconquistadas y Alfonso III estableció la frontera en el Duero, en este momento empieza la repoblación alrededor de una iglesia primitiva.

Se unifican los reinos de Castilla y León por Fernando I, es “villa realenga”, donándose entonces a la Orden de San Juan de Jerusalén.

Castillo de Villalba de los Alcores
Castillo de Villalba de los Alcores

A finales de este siglo pasa a manos de la familia Meneses, por orden de Alfonso VIII.

El castillo de Villalba de los Alcores pasa por muchas personas, a mediados del siglo XIV pertenecía a Don Juan Alfonso de Alburquerque, para posteriormente estar bajo el señorío de Castilnuovo.

Ya en el siglo XIX Cipriano de Rivas lo adquiere, era el secretario real y en la actualidad son sus descendientes los que tienen la titularidad.

Se declara Monumento histórico en el siglo XX, su muralla llegó alcanzar un perímetro de más de 1 km durante el siglo XV, se conservan actualmente grandes lienzos.

El castillo de Villalba de los Alcores tuvo 2 puertas al menos y 36 cubos semicirculares, actualmente se pueden contemplar 7, algunos se han acondicionado y rehabilitado para su visita.

El castillo está situado un extremo de la villa amurallada, aunque sus orígenes siguen siendo inciertos, ya que no se sitúa exactamente quienes lo construyeron los sanjuanistas, los Templarios o la familia Meneses.

Panorámica del Castillo de Villalba de los Alcores
Panorámica del Castillo de Villalba de los Alcores

El castillo de Villalba de los Alcores tiene una edificación muy particular, un castillo-palacio totalmente abovedado y siguiendo las técnicas y los arquetipos cistercienses.

Se organiza su estructura en dos niveles superpuestos de bóvedas de crucería.

Su planta tiene forma rectangular, además de 9 torres, 7 macizas y 2 dos de ellas con salas interiores abovedadas.

La visita al castillo de Villalba de los Alcores es privado y no es accesible. La Oficina de Turismo pone a nuestra disposición la proyección de un vídeo explicativo, y la posibilidad de visitar los cubos restaurados y los restos de la muralla.

Para más información pueden ponerse en contacto mediante el teléfono 983 003 298.

No podemos irnos de esta población de Villalba de los Alcores sin antes visitar sus Iglesias de Santa María del Templo, que data del siglo XII y construida por los templarios, también de ese siglo es la Iglesia de Santiago Apóstol.

La Ermita del Santo Cristo del Humilladero anterior al siglo XVIII, en su interior alberga un retablo del Monasterio cisterciense de Santa María de Matallana y el Monasterio de Santa María de Matallana que data del siglo XII.

Y por último el museo de la carpintería, se encuentra ubicado en las dependencias municipales anejas a la Casa Consistorial.

Otros artículos de interés:

Leyenda del Pisuerga

Museo de Escultura Policromada

Castillo de Villafuerte

El Castillo de Villafuerte en la provincia de Valladolid se asemeja su construcción al del Castillo de Portillo, ya que pertenecían al mismo bando

El castillo de Villafuerte también es conocido como el “Castillo de Garci Franco de Toledo”, ya que este noble que descendía de judíos toledanos conversos, heredó este villa de manos de su padre y en 1474 manda construir este castillo señorial que blasona con los escudos suyo y con el de su mujer María de Sarabia.

Al pertenecer al mismo bando que el conde de Benavente, decide imitar la construcción de su castillo con el castillo de Portillo. Se construyó siguiendo el modelo de castillo denominado “escuela de Valladolid”.

Debido a la obra tan costosa y a las duras obligaciones económicas que tenían que soportar los habitantes de Villafuerte, llegaron a enfrentarse con Garci Franco en un pleito muy largo que ponía en tela de juicio la legitimidad de su señorío.

Tras la muerte de Garci Franco en 1486, su viuda lega el patrimonio de Villafuerte y Valladolid a su hijo Antonio Franco, pero los problemas económicos que ya existían se van agudizando y el castillo de Villafuerte se queda sin terminar.

Castillo de Villafuerte
Castillo de Villafuerte

A comienzos del siglo XVI el heredero de Antonio Franco es encarcelado y todos sus bienes confiscados. Cuando sale en libertad encabeza en Valladolid una revuelta contra el Cardenal Cisneros y acaba siendo desterrado.

Se refugia en el castillo de Villafuerte dónde su condición de señor la reafirma y en lo alto de la torre del homenaje coloca su escudo.

El castillo de Villafuerte es el típico castillo señorial siguiendo la construcción de la Escuela de Valladolid. Este patrón que siguen en las construcciones lo forma una planta cuadrada con torres redondas en tres de sus esquinas y ocupando la cuarta planta una gran torre del homenaje, toda ella adornada con torrecillas semicirculares. Se encuentra rodeado por una barrera de menor altura.

La capacidad defensiva que ofrecían este tipo de fortalezas era muy limitada, ya que ante las armas de fuego, que estaban bastante desarrolladas en esa época, era muy escasa. Por el contrario eran útiles frente a los innumerables desórdenes sociales y las luchas por conseguir el poder que existían.

Interior del Castillo de Villafuerte
Interior del Castillo de Villafuerte

Además estos castillos representaban para la época edificios representativos, y principalmente un símbolo evidente del poder señorial que tenían.

Hasta el siglo XX algunas de las dependencias del castillo de Villafuerte estuvieron habitadas, en el año 1983 fue adquirido por la Asociación de Amigos del Castillo, en la actualidad siguen siendo sus propietarios y como Presidente Javier Bernard Remón.

Desde 1988 está considerado Bien de interés cultural.

Todavía a día de hoy se encuentra en proceso de restauración pero la torre del homenaje está restaurada y amueblada. Gracias a la Asociación de Amigos del Castillo se ha realizado un acuerdo de colaboración junto con la Asociación Histórica de Villafuerte, para poder llevarse a cabo diferentes actividades turísticas de ocio y culturales en el castillo de Villafuerte.

Todas estas actividades dirigidas al público en general son gestionadas por la Asociación Histórica de Villafuerte.

Para realizar visitas concertar cita previa, teléfono de información 687 851 930

Otros artículos de interés:

Tren del vino de Valladolid

Rutas teatralizadas

Castillo de Montealegre

El castillo de Montealegre situado en la provincia de Valladolid, se encuentra alejado del pueblo divisando Tierra de campos y Montes Torozos

El castillo de Montealegre se eleva sobre un reborde del páramo de los Torozos, alzándose en el punto más elevado del cerro denominado “el territorio”.

Los primeros datos que tenemos de este castillo datan de 967, la Orden de San Juan de Jerusalén en 1219 concede fuero a la villa y es 6 años más tarde cuando Sancho IV entrega el castillo de Montealegre a don Alfonso de Meneses.

Durante toda su historia ha cambiado múltiples veces de propietarios perteneciendo a la Merindad de Campos, lugar solariego de Juan Alonso de Alburquerque y señorío de los Guzmán, de este último todavía podemos ver su escudo en la entrada.

El castillo de Montealegre fue construido en el siglo XIII y sus muros altos nunca fueron conquistados. Castillo inexpugnables, puede decirse que es una de las fortificaciones medievales más impresionantes de toda la provincia de Valladolid.

Esta construcción se enmarca entre las disputas que existía entre los reinos de León y Castilla.

Castillo de Montealegre
Castillo de Montealegre

Ante estas disputas, cuando el castillo de Montealegre se encontraba bajo la protección de doña María de Molina los Meneses construyen una fortaleza sólida sobre la que existía integrándola en la línea fronteriza con el reino leonés. Convirtiéndose en baluarte del reino de Castilla. Continúa con su carácter defensivo hasta que se unifican los reinos gracias a los Reyes Católicos.

Cuando el castillo de Montealegre pertenecía a la familia Alburquerque fue muy importante su papel en los enfrentamientos entre Pedro I y los seguidores de Enrique de Trastámara. Fue la mujer de Juan Alonso de Alburquerque, Isabel Téllez de Meneses quién defendió el castillo. Al morir el último Meneses en 1365 sin descendencia, el rey Enrique II dona todas sus posesiones a su hermano el Conde Sancho.

Poetas de la Generación del 27 como Jorge Guillén le dedica un poema a este castillo. El cine también tiene un papel en el castillo de Montealegre rodándose en 1960 parte de la película “El Cid” de Charlton Heston.

Vista aérea Castillo de Montealegre
Vista aérea Castillo de Montealegre

La estructura del castillo de Montealegre es de planta casi cuadrada en torno a un patio, en sus esquinas se alzan 4 torreones, tres en forma rectangular y una torre del homenaje pentagonal esbelta, de casi 20 m de altura, orientada hacia la llanura, a través de una arco apuntado pasamos a una sala cubierta con bóvedas de cañón sobre las que se apoyan arcos apuntados que descansan en un pilar central.

Existe un cubo cilíndrico en el medio de cada lienzo de muralla, según la historia tuvo barreras ante sus muros y como ya hemos dicho existía un puente levadizo sobre el foso.

Durante la guerra de las Comunidades el castillo de Montealegre incluso sirvió de refugio a los comuneros, para acabar siendo como otros muchos castillos de la provincia silo de cereales.

En la actualidad es el Ayuntamiento de Montealegre quién ostenta su titularidad. Está prácticamente restaurado y su interior es visitable entre los meses de abril y septiembre. Dentro del castillo de Montealegre se encuentra el Centro de Interpretación del Medievo.

Durante el verano, dentro de las “Veladas de los castillos” el patio de armas del castillo de Montealegre acoge conciertos organizados por la Diputación de Valladolid.

Para visitar el castillo de Montealegre entre los meses de abril a septiembre el horario de visitas es:

Viernes a las 17.30 h.

Sábados, domingos y festivos a las 11.30 y a las 17.30 h.

Para más información pueden llamar al teléfono 680 857 148

Otros artículos de interés:

Museo Patio Herreriano

El valle de los seis sentidos

Castillo de Íscar

El Castillo de Íscar se encuentra situado en lo alto de una montaña, desde allí puede divisarse la Tierra de Pinares tan típica de la provincia de Valladolid

La primera referencia que se tiene del Castillo de Íscar es en el año 939, que a su paso de las tropas musulmanas hallaron dicho castillo abandonado, lo arrasaron y asolaron las propiedades de toda la población.

Fue en el año 1806 cuando el pueblo de Íscar sufre la repoblación cristiana tras la toma de Toledo por parte de Alfonso VI, así lo cuenta el infante Don Juan Manuel en su obra El Conde Lucanor. Al amparo de la villa de Íscar fortificada se crea una Comunidad de Villa y Tierra, fue de una manera alternativa hasta el siglo XIV, tanto de los reyes de Castilla y de León, como de los señores de las casas de Haro y Lara. Es a finales de este siglo cuando Enrique II dona a Juan González de Avellaneda esta fortaleza.

Durante el siglo XV con el matrimonio de Aldonza de Avellaneda con Diego López de Zúñiga, cuando se realiza la plena integración en el señorío de los Condes de Miranda del Castañar, a ellos les pertenecerá hasta el siglo XIX.

Castillo de Íscar
Castillo de Íscar

El Castillo de Íscar se eleva sobre un monte donde se encontraban las ruinas de fortalezas anteriores, desde allí domina la llanura que se ve surcada por el Cega, Pirón y Eresma. Son los restos de murallas y la estructura de la torre del homenaje sus partes más antiguas que datan del siglo XIII.

En su época poseía un foso que defendía el acceso desde el páramo al castillo. Durante el siglo XV se refuerza la torre y se añade un cuerpo más para dar acceso a la torre cruzando por un puente elevadizo.

En el lado opuesto a la torre se crea un gran espolón defensivo flanqueado por dos torres pequeñas, en una de ellas aparecen los escudos de Pedro de Zúñiga y Avellaneda y su esposa, Catalina de Velasco y Mendoza, gracias a estos escudos podemos datar esta obra entre los años 1478 y 1493.

Con 4 cubos circulares con troneras se levanta una barrera artillera, añadiendo al primitivo recinto otros 3 cubos iguales y se construye una bóveda de crucería en el interior de la torre, reforzándola más tarde con una columna central. El muro sur de la torre se reconstruyó insertando un nuevo cubo en la muralla.

Vista aérea Castillo de Íscar
Vista aérea Castillo de Íscar

En las excavaciones arqueológicas que se han realizado en el Castillo de Íscar se han descubierto en el patio restos de muros y pavimentos de estancias residenciales.

Durante los siglos el Castillo de Íscar disgregó el patrimonio de los Condes de Miranda quedándose repartido entre los herederos. Fue en el año 1991 cuando el Ayuntamiento de Íscar adquiere esta fortificación, consolidándolo y acondicionando todo el castillo para su visita.

Teléfono de atención de la Oficina Municipal de Turismo de Íscar: 983 612 703 – 606 688 273.

Para visitar el recinto monumental de manera gratuita:

Sábados de 12 a 15 h y de 17 a 20 h.

Domingos y Festivos de 12 a 15 h.

Para realizar la visita al castillo de manera guiada y acceso a la Torre del Homenaje, el horario es:

Sábados a las 12 y a las 17 h.

Domingos y Festivos a las 12 h.

Deben consultar a la empresa concesionaria para conocer tarifas, tipos de visitas y horarios especiales:

Cervecera la Loca Juana. Teléfono 983 101 511

Visitas de otros colectivos a partir de 15 personas, consultar en la Oficina de Turismo de Íscar.

Otros artículos de interés:

Visitar Valladolid en dos días

Semana Santa de Valladolid

Castillo de Encinas de Esgueva

El castillo de Encinas de Esgueva situado en la provincia de Valladolid, con vistas al río Esgueva y al valle que debía proteger

El castillo de Encinas de Esgueva está situado en la línea defensiva del río Esgueva y como hemos dicho protegía la entrada del Valle, además se encuentra muy cerca del Embalse de Encinas de Esgueva.

Diego López de Zúñiga, I señor de Béjar, en 1394 adquiere la villa de Encinas, situado en la línea defensiva del Esgueva quién comienza la construcción del castillo. También fue señor de Curiel, dónde quedan restos de otro de sus palacios.

Fue hacia finales del siglo XVI cuando Francisco López de Zúñiga, IV Duque de Béjar, decide vender las villas de Canillas de Esgueva y de Encinas a Antonio del Río Aguilar, que era regidor en Segovia.

Antonio del Río cuando compró estas propiedades tenía intención de convertir el castillo en su residencia familiar, construye el desaparecido patio renacentista, abre grandes ventanales, actualmente están cegados y coloca sobre las esquinas de las torres los escudos de su familia, dónde hoy todavía podemos contemplarlos.

Vista frontal del Castillo de Encinas de Esgueva
Vista frontal del Castillo de Encinas de Esgueva

Fue Felipe V en 1709 quién concedió el título de conde de Encinas a su descendiente, Antonio de Aguilar y Zuazo. Años más tarde se realizan obras que consolidan el patio y los corredores del castillo de Encinas de Esgueva.

A mediados del siglo XIX estaba habitado por el Marqués de Lorca y es a comienzos del siglo XX cuando lo vende Vicente del Soto Armesto a Cándido Moyano, que desmonta las dependencias interiores que estaban muy deterioradas.

El Ministerio de Agricultura adquiere el Castillo de Encinas de Esgueva en los años 50 y lo convierte en silo de cereales. En la actualidad el castillo se encuentra totalmente restaurado y vacío.

El castillo de Encinas de Esgueva tiene recinto interior y barbacana con perfil en talud y foso que contaría con un puente elevadizo. Toda esta obra está realizada en sillares de buena cantería y no se aprecian motivos decorativos.

Castillo de Encinas de Esgueva
Castillo de Encinas de Esgueva

De planta cuadrada y con la apariencia de tener cuatro altas torres en las esquinas, aunque realmente sólo tiene dos. Una de estas torres es la torre del homenaje con una gran ventana geminada. La puerta del castillo de Encinas de Esgueva tiene un arco ligeramente apuntado y está protegido por un matacán defensivo desde lo alto del lienzo.

Aunque el castillo de Encinas de Esgueva se encuentra en buen estado de conservación, completamente restaurado el exterior, y el interior desmantelado no es visitable.

En 1994 el castillo de Encinas de Esgueva es cedido a su Ayuntamiento que junto con la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León son quienes lo gestionan.

Otros artículos de interés:

Valladolid Card

Los pueblos más bonitos de Valladolid

Leyenda del Pisuerga

Castillo de Trigueros del Valle – Castillo encantado

El castillo de Trigueros del Valle se convierte en museo encantado, una forma diferente de conocer estas fortalezas y su historia

El castillo de Trigueros del Valle propiedad de Fernán Alfonso de Robles después de que Juan II en el año 1427 le concediese el privilegio de fundar mayorazgo junto con Trigueros y su valle, pero la desgracia cae sobre él y ese mismo año es encarcelado y fallece tres años más tarde asesinado. Es su hijo Gutiérrez de Robles junto con su esposa, María de Guevara realizan obras en el castillo, en la actualidad pueden verse sus escudos junto con la fecha sobre la puerta.

Al morir Gutiérrez de Robles, toma el castillo al no acatar el testamento que favorecía a su madre, finalmente madre e hijo llegan a un acuerdo dejando esta fortaleza en manos de este último.

Su despotismo es tal, que los vecinos realizan un asalto al castillo durante la Guerra de las Comunidades, este hecho se recrea cada verano históricamente.

El castillo de Trigueros del Valle se divide en recinto principal y más antiguo, torre del homenaje, corredor alojado en el muro y un despliegue de enormes caballerizas subterráneas abovedadas.

Interior del Castillo de Trigueros del Valle
Interior del Castillo de Trigueros del Valle

Con toda la historia que ha transcurrido entre sus muros y su aspecto tan sobrio, se va a transformar en un proyecto museístico para turismo escolar y familiar, dónde habrán diferentes zonas temáticas para que los visitantes se trasladen al siglo XV acompañados por sus antiguos inquilinos, insuflando misterio en todas las estancias medievales, dando lugar a un castillo encantado.

De esta manera el turista se introducirá en el castillo de Trigueros del Valle situándose en el siglo XV; con sus temperaturas gélidas en sus inmensos muros, con sus estrechos túneles y altos peldaños, con sus estancias habitadas por Gutiérrez de Robles y María de Guevara y cuyos fantasmas, como almas en pena nos guiarán por estos pasadizos y subterráneos, entre incontables seres fantásticos, de la mitología, dragones, laboratorio con terroríficos experimentos y réplicas de arqueología.

El creador de toda esta idea ha sido Juan Villa, experto en efectos especiales y decorados tanto para cine como para televisión, es el que realiza el atrezo de Cuarto Milenio. Al conocer el Castillo de Trigueros del Valle, su mente contempló la posibilidad de realizar un museo con temática fantástica en plena castilla. Nada de dar miedo ni mucho menos, la finalidad es que sea algo fantástico, atemporal, sin ningún rigor histórico, se forme un guión por cada estancia del castillo acompañados por sus antiguos dueños ahora convertidos en fantasmas.

Castillo Trigueros del Valle
Castillo Trigueros del Valle

El espacio de laboratorio, ocupado por María de Guevara, científica, se realizan experimentos con extrañas criaturas, en las antiguas caballerizas del castillo habrá un hueco para una mazmorra de dragones, un salón de hadas, duendes y monstruos y una sala con réplicas arqueológicas con momias o la Dama de Elche, y una torre encantada en la que el visitante deberá descubrir mediante pistas, o escapar por pasadizos.

También habrá una parte didáctica, existiendo murciélagos gigantes para que los más pequeños descubran todas las cosas buenas que tienen estos animales o una sirena rodeada de plásticos para recordarnos el daño que hace el plástico en los océanos.

Este proyecto de museo encantado seguirá conviviendo con las bodas que se celebran en uno de los subterráneos y con el tradicional Asalto al Castillo que se realiza cada verano.

Todas las estancias del Castillo de Trigueros del Valle estarán acondicionadas tanto de luz como de sonido, la entrada al recinto tendrá un coste de 5€ y con ella se adjuntará un plano para estar atento a cada pista y no perderse ninguna estancia de este fantástico castillo encantado.

Otros artículos de su interés:

Ayuntamiento de Trigueros del Valle

Centro de interpretación de los castillos

Rincones con historia de Valladolid

Castillo de Fuensaldaña

El Castillo de Fuensaldaña fue restaurado por la Diputación Provincial de Valladolid y durante varios años sede de las Cortes de Castilla y León

El Castillo de Fuensaldaña comienza a construirse en el siglo XIII, pero no es hasta el siglo XV como residencia señorial de los Vivero, cuándo toma el aspecto que tiene en la actualidad,

Don Alonso Pérez de Vivero, fue junto con otros notales de la época quiénes fueron comprando todos los lotes señoriales que existían en Fuensaldaña para así construirse un castillo-palacio. No pudo llegar a finalizar las obras ya que murió asesinado por conjurar contra Álvaro de Luna.

Fue su hijo, Juan de Vivero, que junto con moros cautivos continuaron con las obras para la dirección de un cantero, pero los Reyes Católicos le confiscaron el castillo, por el apoyo que dio a la reina Juana, y no volverían a conseguir ser propietarios hasta casi finales del siglo XV. De nuevo a principios del siglo XVI, vuelve a ser confiscado por el asesinato de su esposa.

El castillo de Fuensaldaña fue proyectado como castillo de la primera época de la Escuela de Valladolid, su construcción tan lenta en el tiempo impidió finalizarla, no consiguiendo alcanzar la altura en proporción con la altura de la torre.

Castillo de Fuensaldaña
Castillo de Fuensaldaña

Este castillo es de planta cuadrangular, rematando sus ángulos con cubos cilíndricos. La torre del homenaje se encuentra adosada al muro norte, en ella aparecen las armas de los Vivero y de los Dávila-Guzmán. La forma de la torre es del homenaje es rectangular, con tres alturas y un sótano todos ellos unidos por una escalera de caracol.

En sus comienzos la edificación formaba una “U” alrededor del patio y existía un puente levadizo. Fue en 1521 cuando fue ocupado por tropas comuneras y les sirvió como bastión defensivo.

Posteriormente, el Castillo de Fuensaldaña fue restaurado por la Diputación Provincial de Valladolid con idea de crear un Parador Turístico, al no llegar nunca a realizarse esta propuesta fue cedido para la Sede de las Cortes de Castilla y León durante los años 1984 a 2006. Actualmente, esta sede se encuentra en un edificio destinado para este uso en la ciudad de Valladolid.

El horario del Castillo de Fuensaldaña es:

Durante los meses de abril a septiembre (ambos inclusive):

  • martes, miércoles y jueves de 10,00 a 14,00 y de 17,00 a 19,00h.
  • Viernes de 10,00 a 14,00h. y de 17,00 a 20,00h.
  • Sábados, domingos y lunes festivos de 11,00 a 14,00h. y de 17,00 a 20,00h.

Durante los meses de octubre a marzo (ambos inclusive):

  • martes, miércoles y jueves de 10,00 a 14,00h. y de 17,00 a 19,00h.
  • Viernes, sábados y domingos de 11,00 a 14,00h. y de 17,00 a 19,00h.

El castillo de Fuensaldaña permanecerá cerrado los días 1 y 6 de enero y 24, 25 y 31 de diciembre.

Los horarios para las visitas guiadas durante los meses de verano (de mayo a septiembre, ambos inclusive) serán:

  • De martes a jueves: Mañanas: 11:00, 12:00 y 13:00 horas y tardes: 16:00 y 18:00 horas.
  • Viernes: Mañanas: 11:00, 12:00 y 13:00 horas y tardes: 16:00, 17:00 y 18:00 horas.
  • Fines de semana y festivos: Mañanas: 11:00, 12:00 y 13:00 horas y tardes: 17:00, 18:00 y 19:00 horas.

La duración de la visita al castillo de Fuensaldaña es de 45 min.

Las tarifas con carácter general será de 1,50€

Las tarifas reducidas (grupos de más de 20 personas, miembros del Club de Amigos de la Provincia, jubilados, carnet de estudiantes y de familias numerosas): 1 €

Los niños menores de 12 años acompañados de sus padres la entrada es gratuita.

Vista aérea del Castillo de Fuensaldaña
Vista aérea del Castillo de Fuensaldaña

En el Castillo de Fuensaldaña también se realizan visitas teatralizadas, dónde acompañaremos a la princesa Juana en una aventura para conquistar el trono, disfrutaremos de magia, batallas, misterio, retos, sorpresas, bailes y sobre todo divertidas situaciones que nos sorprenderán.

Las representaciones son los sábados a las 19:00 en horario de verano y los domingos a la 13:00

Para asistir a estas visitas teatralizadas es imprescindible realizar reserva previamente llamando al teléfono 983 090 903

Castillos en la provincia de Valladolid

La provincia de Valladolid cuenta con tener el mayor número de castillos, desde fortalezas romanas hasta castillos con tesoros en su interior

Los Castillos en la provincia de Valladolid son muy numerosos, debido a que estas tierras fueron habitadas desde tiempos prehistóricos, en ellas han pasado legiones romanas, asentamientos celtibéricos en la Edad Media, y más tarde por enfrentamientos civiles entre grandes señores y monarcas.

Castillos que han sido fortalezas de origen romano como la de San Pedro de Latarce, o Castillos como el de Simancas que alberga en su interior archivos y documentos de gran valor, ya que su fondo documental es el más completo entre los siglos XVI al XVIII.

A partir de mediados del siglo XV el rey Enrique IV decide ampliar y reformar los castillos de Portillo y de La Mota en Medina del Campo, con ellos creo un estilo muy imitado y característico, llegando a crear la llamada Escuela de Valladolid.

Castillo de la Mota
Castillo de la Mota

Muy pronto otros grandes nobles deciden copiar este estilo de castillos como fueron los castillos de Torrelobatón, Peñafiel y Fuensaldaña que tienen entre ellos una gran semejanza como son las entradas por el puente levadizo, sus celdas intramuros o sus accesos con pasillo en doble codo.

Los Nobles y letrados van adquiriendo señoríos y levantando castillos residenciales en donde en su planta cuadrada se alza la torre del homenaje de interior palacial, su altura será igual al lado del recinto y al doble de la altura de éste.

Estos castillos de proporciones perfectas son de aspecto sólido y majestuoso, en su interior imitan la estructura de los palacios urbanos de Valladolid. Esta estructura estaba formada por patios porticados, en torno a ellos se situaban las estancias residenciales, cuadras, almacenes y dependencias del servicio.

A continuación vamos a nombrar algunos de los castillos que fueron importantes en la historia de la provincia de Valladolid y que dan como resultado el proceso de repoblación y de desarrollo de las distintas villas y ciudades, todas y cada una de ellas con un gran legado patrimonial.

En el valle de Esgueva durante el siglo XV se erigieron varios castillos-palacio por orden de don Diego de Zúñiga se levantó el castillo de Encinas de Esgueva, y el de Villafuerte por orden de Garci Franco de Toledo. En el castillo de Peñafiel, habitó el infante poeta don Juan Manuel que escribió El Conde Lucanor y era sobrino de Alfonso X el Sabio.

En Villagarcía de Campos se encuentra el castillo-palacio de los Quijada, en él pasó su infancia don Juan de Austria, quien fuera el vencedor de Lepanto. En Tordehumos, su fortaleza fue baularte de la frontera entre León y Castilla.

Castillo de Simancas
Castillo de Simancas

En los Montes Torozos se levantaron fortificaciones defensivas como Urueña, Villavellid, Tiedra, Simancas, Torrelobatón y Mota del Marqués, en su lado más occidental se encuentran los de Montealegre, Trigueros del Valle, Fuensaldaña y Villalba de los Alcores en la zona oriental de los Montes Torozos.

En Tierra de Pinares se levantan castillos imponentes como el de Íscar por el conde de Miranda, castillo de Portillo y el más avanzado para su época que fue el de la Mota, en Medina del Campo, destacó ese avance por su barrera exterior, con cubos cilíndricos y galerías subterráneas.

Otros artículos de interés:

Los pueblos más bonitos de Valladolid

Oficina de Turismo de Valladolid

Ruta en BTT Alcobiella de Valdesgueva

La Ruta en BTT de Alcobiella de Valdesgueva es una de las rutas con mejores vistas, ya que se puede ver el ancho valle en el que la población de Esguevillas se asienta

Esta ruta por Alcobiella de Valdesgueva se trata de una ruta circular que puede realizarse en BTT pero si la bici no es lo nuestro también podemos recorrerla a pie. No está señalizada, cuenta con un desnivel 120 m y su dificultad es baja. Este recorrido de 10 km puede realizarse en cualquier época del año y durante el camino no encontraremos ninguna fuente para llenar las cantimploras.

Esta ruta recorre el valle de Esgueva desde Esguevillas de Esgueva, su nombre viene por los dos arroyos que discurren cerca del valle. Lo mejor de este recorrido son sus vistas, se ve perfectamente todo el valle donde esta población Vallisoletana se asienta.

Comenzamos esta ruta en BTT desde la localidad de Esguevillas de Esgueva, pequeñas población situada en la parte central del Valle Esgueva, en la que podemos visitar consultando con el Ayuntamiento su espectacular Iglesia de San Torcuato, del siglo XVI y a las afueras del pueblo su Ermita de San Vicente.

Iglesia de Esguevillas de Esgueva
Iglesia de Esguevillas de Esgueva

Según salimos del casco urbano dejamos a un lado una de las muchas agrupaciones bodegueras que existen, las bodegas de Carralasmayas, seguidamente cruzamos la carretera y nos encontramos con el río que da nombre al Valle, el río Esgueva que discurre entre piedras y cañizo, bordeado de sauces, dando un ligero frescor a toda la ribera.

Desde allí contemplamos las laderas del páramo, impresionantes y plagadas de pinar discurre la subida haciendo zigzag, primero con amplios campos de labranza y después de pinos.

De esta forma hemos llegado arriba con nuestra BTT, en dirección Oeste pasaremos por la Alcobiella, es una fortaleza musulmana, ahora sólo existen los restos de sus murallas y el foso, en la cual existen increíbles leyendas que cuentas los más antiguos del lugar, según ellos desde esta fortaleza existían pasadizos secretos que llegaban hasta el valle, aunque si bien es cierto también fue un enclave prerromano, ya que en este lugar se han encontrado restos de cerámica vaccea.

Desde el pico de Alcubilla no nos dejará indiferente su paisaje, parece que también al pie del páramo, ya en el valle, existía una villa romana y que en la Edad Media, el pueblo de Alcobiella de Valdesgueva, que pertenecía a la Orden de San Juan.

Páramo de Alcobiella de Valdesgueva
Páramo de Alcobiella de Valdesgueva

Comenzaremos la vuelta de esta ruta en BTT tomando dirección Este, límite de la población de Esguevilas con Tejeriego, en el que antes existía un bosque de robles.

De nuevo bajaremos en zigzag, resultando mucho más fácil que la subida, contemplando toda la inmensidad del Valle Esgueva. De esta forma podemos admirar el valle con el río, los Llanillos, Valdecarros, el pueblo y sus bodegas, San Cristóbal,… nos saldrá de ojo que la población de Esguevillas se encuentra en la zona más ancha de todo el Valle Esgueva.

Otros artículos de interés:

Rutas en BTT por ríos Duero y Esgueva

Qué ver en Valladolid