Iglesia de San Benito

Iglesia De San Benito de Valladolid, de grandes dimensiones, llama la atención al turista su monumental fachada de estilo sobrio

La Iglesia de San Benito primeramente fue un monasterio que se construyó sobre el Alcázar Real, Juan I se lo cede a los monjes benedictinos a comienzos del año 1388.

El templo se construyó a mediados del siglo XV, por orden del obispo Don Alfonso de Valdivielso, su sepulcro está situado en el ábside principal.

Contiguo a la iglesia de San Benito El Real está ubicado el gran edificio monacal, consta de tres claustros, uno de ellos es el Patio Herreriano.

A mediados del siglo XVI se construye el gran pórtico posterior, tanto en la fachada como en el claustro procesional se utilizaron los estilos dórico y corintio.

Es a finales del siglo XVIII, cuando se da por finalizada la construcción coincidiendo con la terminación del claustro de la Hospedería.

Con la Desamortización de Mendizábal, el monasterio se convirtió en un cuartel, y de la iglesia de San Benito El Real se llevaron todas las obras de arte que había.

Se conserva la sillería, de estilo plateresco y gran parte del retablo mayor en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid.

Es a finales del siglo XIX es cuando la iglesia de San Benito El Real vuelve a ser abierta al culto. Consta de tres naves de gran altura, sin crucero, están separadas por fuertes pilares las cuales soportan las bóvedas de crucerías góticas.

La luz en la Iglesia de San Benito El Real se consigue a través de grandes huecos abiertos en la pared de la nave lateral de la Epístola y en los ábsides.

En el interior de la Iglesia de San Benito El Real las tres naves que lo forman están separadas del pórtico por un enorme reja. El coro alto, abarca estas tres naves.

Se encuentran verdaderas obras de arte, como son un retablo salomónico con una Virgen del Carmen que se encuentra en el presbiterio de la nave mayor, encontramos un Cristo de Gregorio Fernández en la capilla del Licenciado Francisco Butrón, o un altorrelieve de Santa Teresa en la Capilla de los Mudarra.

En la Iglesia de San Benito El Real se encuentra una de las 20 cofradías que existen en la ciudad en Semana Santa, la Cofradía del Santo Sepulcro y Santísimo Cristo del Consuelo.

Los cofrades visten túnica blanca con mangas de encaje de raso morada y fajín amarillo con borla, el capirote y la capa de raso morado, guantes blancos y los zapatos negros.

Cuenta con tres pasos que salen de procesión el Miércoles Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección.

Los horarios de culto durante la cuaresma en la Iglesia de San Benito El Real son:

A las ocho de la tarde todos los viernes de cuaresma se celebra misa y Vía Crucis.

El Jueves Santo por la tarde se celebra la Misa de la Cena del Señor, y a continuación ya por la noche la Meditación ante el Santísimo.

El Viernes Santo y Sábado Santo se realiza un Vía Crucis, este sábado también se realiza un besapié al Cristo Yacente, y ya por la noche la celebración de la Misa Pascual.

El patrón de la cofradía es San José, por esa razón el 19 de marzo se realiza una misa especial.

Muy cerca de allí, en la calle Correos, podemos degustar en «El Buen Tapeo de Bimi» su especialidad «Matrimonio», y en «El Caballo de Troya» un canapé de Anchoa con higo y crema de queso.

Lugares de interés: Mercado del Val, Museo Patio Herreriano, Plaza Mayor, Edificio Correos, Río Pisuerga, Leyenda del Pisuerga

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *