Archivo de la etiqueta: El hereje

Centenario de Miguel Delibes

Miguel Delibes ha dejado huella en la ciudad de Valladolid, cien años después se le sigue recordando por su gran obra en la literatura española

El 17 de octubre de 1920 nacía Miguel Delibes, ahora su ciudad natal le rinde un sincero homenaje en el que sería su centenario. Una escultura a tamaño real, 1,82 cm de altura, portando un periódico y su característica boina, se sitúa a la entrada del Paseo del Príncipe en el Campo Grande, tal y como a él le hubiese gustado.

Escultura de Miguel Delibes

A Miguel Delibes se le puede enumerar por un montón de cosas, catedrático de Derecho Mercantil, periodista, cazador, académico de la Lengua, escritor, defensor a ultranza de la naturaleza,… un sinfín de cualidades y muchos los premios que ha recibido, Premio Nadal, Premio Nacional de las Letras, Premio Cervantes, Premio Príncipe de Asturias,…

Nació en la Acera de Recoletos, siendo el tercero de ocho hermanos. Su padre era catedrático de Derecho Mercantil en la Escuela de Comercio de Valladolid. En esta ciudad realizó sus primeros años de estudio, primero su formación primaria para después en 1936 finalizar sus estudios de bachillerato.

Esta fecha coincide con el comienzo de la Guerra Civil española y su ingreso en la Escuela de Comercio de la ciudad. A los dos años y viendo que iba a ser destinado en infantería, se hizo voluntario en la Marina. Al finalizar la Guerra Civil se reengancha a sus estudios en la Escuela de Comercio, al finalizar éstos comienza la carrera de Derecho.

En el año 1941, empieza como caricaturista en “El Norte de Castilla” diario de la ciudad, publicando sus dos primeros dibujos. Un año más tarde, publica lo que sería su primer artículo periodístico: El deporte de la caza mayor.

Decide irse a Madrid, para realizar un curso intensivo de periodismo. De esta manera consigue que en el año 1944 le nombraran redactor del diario de la ciudad. En esa época realizaba críticas de cine, bajo el seudónimo de MAX.

Un joven Miguel Delibes

Un año más tarde, aprueba las oposiciones a la Cátedra de Derecho Mercantil de la Escuela de Comercio de Valladolid, y de esta manera compatibiliza sus dos grandes pasiones, la docencia y el periodismo.

En 1946 se casa con Ángeles de Castro y un año más tarde nace su el primero de sus siete hijos, Miguel. Durante esta época escribe la que sería su primera novela “La sombra del ciprés es alargada”, la cual consigue el Premio Nadal en 6 de enero de 1948 y fue publicada en abril.

Su vida transcurre entre la escritura, la docencia y su reconocimiento a tan gran labor. Galardonado y reconocido por todo el mundo, su vida sufre un gran impacto, al fallecer su mujer de manera prematura con 50 años. Durante estos años, y con una gran pena en su interior, decide expresarla en sus libros hasta el final de sus días. Miguel Delibes fallece a los 89 años un 12 de marzo de 2010.

Fundación Miguel Delibes
Fundación Miguel Delibes

Son muchos los premios y reconocimientos que ha tenido Miguel Delibes tanto en vida, como de manera póstuma, entre ellos caben destacar:

  • 1947 Premio Nadal, con su obra “La sombra del ciprés es alargada”
  • 1955 Premio Nacional de Literatura, por “Diario de un cazador”
  • 1973 Miembro de la Real Academia Española
  • 1982 Premio Príncipe de Asturias de las Letras
  • 1984 Premio de las Letras de la Junta de Castilla y León
  • 1986 Hijo Predilecto de la Ciudad de Valladolid
  • 1991 Premio Nacional de las Letras Españolas
  • 1993 Premio de Teatro “Rojas Zorrilla”
  • Medalla de Oro de la Provincia de Valladolid
  • Premio de Literatura en Lengua Castellana “Miguel de Cervantes”
  • 1999 Premio Nacional de Narrativa
  • Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo
  • 2007 Premio “Quijote”
  • Medalla de Oro de Castilla y León
  • Además ha sido embestido Doctor honoris causa, por las Universidades de Valladolid, la Complutense de Madrid, Del Sarre en Alemania, Universidad de Alcalá de Henares y la de Salamanca.
Miguel Delibes comienza su andadura periodística en “El Norte de Castilla” como caricaturista

Pero no sólo vamos a hablar de la obra de Miguel Delibes, su vida tiene algunas curiosidades a tener en cuenta, que seguro a más de uno sorprenderán.

— Cómo hemos dicho anteriormente, a sus comienzos en “El Norte de Castilla” firmaba sus artículos bajo el seudónimo de MAX. Bajo estas siglas se escondía una romántica declaración de amor, M por Miguel, A de Ángeles (su futura esposa) y X la incógnita de lo que les depararía el futuro.

— Su esposa Ángeles fue su principal crítica literaria, devoradora de libros, Delibes se refería a ella como “el eje” de su obra. Girando en torno a los libros el día de su boda, 23 de abril, Día del Libro.

— Gran defensor del medio ambiente en la que lo plasma fielmente en su obra. Conceptos tan sonados ahora como el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, la deforestación, o la España vaciada, eran denunciados por él hace casi medio siglo.

— Su defensa por las duras condiciones de la vida en el campo, le llevó a tener más de un choque con la censura franquista. Tal es así, que tuvo que dimitir como director de “El Norte de Castilla” en 1963.

— Renunció a ponerse al frente del periódico “El País”, por no alejarse de su ciudad natal que tanto amaba, ya que el cargo obligaba a residir en Madrid.

Centenario de Miguel Delibes
Centenario de Miguel Delibes

Además de poder disfrutar de sus novelas, podemos también conocer su obra a través de la gran pantalla. Nueve de sus novelas han sido llevados al cine.

Miguel Delibes como tantos otros genios tenía sus manías. Siempre escribía a mano o con pluma, si era posible en la misma mesa, y en cuartillas de papel de periódico.

Novelista de más de 25 novelas, le hizo convertirse en una de las principales voces de las letras en español. Cabe destacar entre sus obras:

  • El camino (1950): Refleja la infancia que pasó en la localidad cántabra de Molledo, en el valle de Besaya. Un homenaje a la montaña y a sus recuerdos.
  • Mi idolatrado hijo Sisí (1953): Acerca al lector el tema de la natalidad.
  • Diario de un cazador (1955): Lectura de gran optimismo, relata el ideal de caza.
  • Las ratas (1962): Relata las duras condiciones de vida del campo con serias denuncias que le costaron su puesto como director de “El Norte de Castilla”.
  • Viejas historias de Castilla la Vieja (1964): Relata el retorno de un emigrante a su pueblo 48 años después.
  • Cinco horas con Mario (1966): Es una denuncia a la moral tan ambigua que existía en la clase media urbana.
  • Mis amigas las truchas (1977): Su otra gran pasión además de la caza, relata sus recuerdos de excursiones por los ríos de la provincia.
  • Los santos inocentes (1981): Otra denuncia más a las duras condiciones de la vida del campo.
  • Mi querida bicicleta (1988): Relata sus largos paseos para llegar a ver a su prometida.
  • El hereje (1998): Fue su última novela, toda ella ambientada y dedicada a su amada ciudad Valladolid.
Muchas de las obras de Miguel Delibes han sido llevadas a la gran pantalla, obteniendo también grandes éxitos

Tanta ha sido la proyección literaria de Miguel Delibes que el cine no se ha quedado al margen, y ha querido plasmar en la gran pantalla algunas de sus obras.

  • El Camino, la primera hora en ser llevada al cine en 1963.
  • Mi idolatrado hijo Sisí, se adaptó a la gran pantalla en 1975 con el título de “Retrato de familia”.
  • Dos años más tarde, su obra El príncipe destronado es adaptada al cine bajo el título de “La guerra de papá”.
  • Los Santos inocentes en 1984.
  • El disputado voto del señor Cayo fue llevado al cine en 1986.
  • El tesoro, película estrenada en 1990.
  • La sombra del ciprés es alargada, estrenada ese mismo año.
  • Las ratas, en 1998.
  • Diario de un jubilado, que fueron estrenados al mismo tiempo la película y el libro.

Para Miguel Delibes, la ciudad de Valladolid era todo, sus inicios, su amor, su periódico, su equipo de fútbol, sus largos paseos por el Campo Grande… algunos de esos rincones que tanto marcaron el escritor fueron:

  • La casa familiar dónde nació, el número 12 de la calle Acera de Recoletos, enfrente del Campo Grande, por dónde tanto le gustaba pasear.
  • El Campo Grande, además de acompañarle en sus paseos, fue testigo de la declaración de amor hacia la que sería su mujer, Ángeles.
  • Su colegio, Nuestra Señora de Lourdes, situado en la calle Paulina Harriet.
  • El periódico de su ciudad, “El Norte de Castilla” en Duque de la Victoria con Claudio Moyano, en el que debutó en 1941 como caricaturista.
  • Teatro Calderón, en la calle de las Angustias.

Ahora puede disfrutar recorriendo los escenarios de la que fue su última novela, “El Hereje”. La ciudad de Valladolid nos propone un recorrido por los lugares más emblemáticos de esta obra. Podemos elegir entre ruta guiada o ruta teatralizada, cualquier de las dos hará las delicias del visitante. Para más información puede acudir a la Oficina de Turismo de Valladolid, o al teléfono: 983 219 310 de 10:00h a 14:00h y de 17:00h a 19:00h

Miguel Delibes fue un genio y gracias a su obra podrá seguir entre nosotros por varias generaciones, siempre disfrutando y aprendiendo de ella.

Ruta del Hereje

La Ruta del Hereje, un recorrido por los lugares en los que está ambientada esta magnífica novela del famoso escritor Vallisoletano Miguel Delibes

La Ruta del Hereje, el escritor Miguel Delibes nos hace un recorrido por los lugares en los que ambientó su obra El Hereje. Esta obra intenta reconstruir en la primera mitad del siglo XVI la villa de Valladolid en su momento de esplendor.

Iglesia de San Pablo
Fachada Iglesia de San Pablo

La Ruta comienza en San Pablo y finaliza en la Plaza Zorrilla. Desde San Pablo en la Corredera de San Pablo, actualmente llamada calle de las Angustias, se sitúa la casa de los Salcedo donde Cipriano, ve la luz en 1517.

Estatua de José Zorrilla
Estatua de José Zorrilla, Plaza de Zorrilla

Desde allí Miguel Delibes nos conduce hasta el Palacio de Licenciado Butrón, cerca de la Plaza de Santa Brígida, con D. Ignacio Salcedo, oidor de la Real Audiencia y Chancillería, y abogado de la Audiencia en el siglo XVI.

Alrededor de la Plaza de Fabio Nelli se encuentran diversos Palacios los cuales fueron residencia de nobles como D. Carlos de Sesso o de mercaderes italianos asentados en la Villa de Valladolid, como ocurrió con Fabio Nelli que su Palacio data del siglo XVI y ahora es sede del Museo de Arqueología y Bellas Artes de la ciudad.

Seguimos recorriendo la novela y nos dirigimos hasta la Plaza de la Trinidad en la que se encontraba el Palacio de los Condes de Benavente en el siglo XVI, dónde se creó una institución a cargo de la Cofradía de San José de los Niños Expósitos, más tarde en el siglo XIX fue el hospicio de la ciudad, es en este lugar dónde estudia el protagonista de la obra Cipriano Salcedo. En las cercanías la familia Salcedo tenía su almacén de lanas en la Judería de Valladolid, desde allí partían para vender su lana a los comerciantes de Burgos que tenían contactos con los de Flandes. Desde allí nos dirigimos a la Capilla de los Fuensaldaña (en la novela) que en la actualidad es una de las salas del Museo de Arte Contemporáneo, allí se enterraba a la madre del Doctor Cazalla.

Museo de Arte Contemporáneo de Valladolid
Museo de Arte Contemporáneo Patio Herreriano de Valladolid

En la que es hoy la calle Doctor Cazalla se encontraba la casa de Doña Leonor de Vivero, punto de reunión para los luteranos.

Desde la Plaza de Fuente Dorada salía la calle de Orates, dónde el escritor nos transporta al Hospital de los Inocentes o de Orates, en el que nuestro protagonista tiene que ingresar a su esposa Teo cuándo enloquece.

Durante el siglo XVI la Plaza del Mercado, actual Plaza Mayor, era lugar de celebración de fiestas civiles y religiosas, así como los autos de fe. A esta ceremonia acudían los condenados vestidos con sambenitos en el pecho y corozas en la cabeza. Al acabar, los reos penitenciados iban de nuevo a la cárcel mientras que el resto eran montados en borriquillas a través de la calle Santiago al punto de ejecución de su condena.

En la Iglesia de Santiago nos encontramos una placa de honor hacia Miguel Delibes, ya que cada viernes predicaba aquí el Doctor Cazalla.

Al llegar a la Plaza Zorrilla fuera de la villa, se le llamaba el “quemadero de la villa”, se realizaba la quema pública. La mayoría de los condenados eran ejecutados con garrote vil, a otros se les quemaban vivos.

En el transcurso de esa ruta, no podemos dejar de lado el tapeo que nos brinda la ciudad de Valladolid, entre los muchos locales de restauración que nos encontramos destacaremos: “Don Bacalao”, en la Plaza de Santa Brígida, “Don Claudio” en la calle Ferrari , “Vinotinto” en la calle Campanas entre otros muchos.